¿Cómo funciona la Ley de la Atracción?

La realidad en la que vivimos, está moldeada por aquellos pensamientos que repetimos la mayor parte del día en nuestra mente, la cuál (sin realizar juicio alguno sobre nuestras elecciones), se encarga de atraer hechos, circunstancias o manifestaciones a nuestra vida, iguales a esos pensamientos.

Dicho de una forma más simple: «Nos convertimos en aquello que pensamos la mayoría del tiempo»

Afirma el reconocido coach de superación Zig Ziglar, que esta afirmación podría considerarse el descubrimiento más importante de todos los tiempos, realizado alguna vez por la humanidad.

¡Y sin duda me atrevo a decir que estoy totalmente de acuerdo!


Pero a eso, quiero agregar que, ésta afirmación no es ningún descubrimiento moderno. A pesar de que, hace pocos años que tenemos pruebas científicas suficientes al respecto, ya podemos encontrar enseñanzas tan trascendentales en grandes escritos antiguos, algunos muy reconocidos como la Biblia, en dónde Jesús y otros profetas, procuraban transmitirles a las personas de la época a través de parábolas y términos propias de la época (más de dos mil años atrás), sobre la existencia de un mundo mental, físico y espiritual.

Sin embargo, en la actualidad, aunque éstas leyes Universales llegaron a trascender los círculos cerrados o sectarios, debido a numerosos documentales y libros, como “El Secreto: La Ley de la atracción” o «Piense y hágase rico», es triste ver que la inmensa mayoría de la población todavía ignora sobre éste tema o no lo comprende.


Lo que el amable lector debe etender, es que, nos gusten o no, creamos o no, éstas leyes universales funcionan igual. Y por lo tanto, si queremos ponerlas a nuestro favor, debemos comenzar sabiendo que enfocarnos y direccionar el pensamientos hacia lo que deseamos, demanda altas dosis de energía!

Por lo que la parte instintiva de nuestro cerebro, con el fin de “ahorrar” dicha energía y “ayudarnos”, nos enviará una orden de cansancio y preferirá distraerse con recuerdos del pasado, con el deseo de chequear las notificaciones de tu celular o de continuar viendo la serie que dejaste a la mitad en Netflix. O simplemente caerás dormido.

Si ya lo intentaste y te sucedió, no te preocupes, ahora ya conoces lo que experimenta la gran mayoría de personas al buscar visualizar o enfocar sus pensamientos en lo que quisieran ser o tener en sus vidas.


El consejo y gran secreto para lograr un enfoque dirigido hacia los pensamientos que te llevarán a atraer tus sueños, es pensar en cosas que nos produzcan emociones positivas fuertes. Sólo así puedes asegurarte de que aquello que deseas es realmente lo que quieres y se alinea a tus creencias y comportamientos actuales. Por ejemplo, muchos dicen que quisieran ser ricos, pero no tienen ni idea para qué quieren el dinero.

Entonces , pensar en billetes o números por sí solos, no producirá ninguna emoción, y esto causará aburrimiento y fastidio al cerebro, el cuál buscará distraerse con lo que ya conoce y habitúa, o preferirá algo de “acción”, como recordar la última pelea con tu pareja o la urgencia por pagar la renta y cosas por el estilo que, al final de cuentas, sólo te distraen y alejan de lo que en verdad quisieras obtener.


Por otro lado, cuando ya descubriste realmente con el corazón aquello que amas y que despierta fuertes emociones en tu interior, esto tiene un efecto similar a cuando nos enamoramos de adolescentes, donde nos encontramos pensando en la chica o chico que nos gusta, todo el día sin esfuerzo alguno.

Porque ésta magnitud de emociones, hará que incrementes tus niveles de energía, por lo que tu cerebro, sin problemas se enfocará en ello durante períodos prolongados, favoreciendo así la velocidad y precisión con las que transformarás tu mundo y obtendrás la vida soñada tal y como tu la quisieras.


Cabe destacar que la visualización creativa y el control del pensamiento son sólo el primer paso para construir realidades a voluntad, pero no es el único.

No basta con quedarte sentado en el sillón esperando que simplemente suceda la magia. Siempre tendrás que tomar acción! Y no sólo eso. También debes ser perseverante y elevar tu persona a un grado dónde vibres en la misma frecuencia de aquello que deseas. Entonces… ¿Qué vas a hacer al respecto?

En conclusión mis estimados curiosos de la vida. Para lograr un enfoque intenso, continuado y con alto poder de atracción, tienen que tener un excepcional grado de sinceridad consigo mismos, encontrando eso que de verdad despierte emociones en su interior y que les ayude a pensar y hablar casi todo el día de lo mismo.

Comprobarán así la veracidad de la afirmación: «Nos convertimos en aquello que pensamos la mayoría del tiempo». Y en definitiva, del verdadero poder de la LEY DE LA ATRACCIÓN.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.