Si no lo haces ahora, en el futuro tampoco lo harás

A quién no le ha pasado que se le presenta una oportunidad extraordinaria, de esas que sólo se dan una vez en la vida, y la dejamos ir por sentir que no estábamos listos o preparados.

Sin duda que, los que ya lo vivieron saben bien de lo que estoy hablando. De aquel vacío que se siente y del dolor del arrepentimiento que produce hacer esto.

Hay ciertas cosas en la vida, que se deben hacer con una cuota de valentía y una dosis de locura. Puesto que, no siempre estarémos listos para tomar acción (a nuestro propio criterio), pero tomando acción, es la mejor forma de llegar a estar listos, ya que así es es como se aprende algo realmente.

Con esto no quiero decir que no es necesario estudiar o prepararse. Ya que, si tienes preparación previa, experiencia y suficiente conocimiento, acabarás tomando las mejores decisiones y aumentarán también tus posibilidades de tener éxito.

Pero si todo a tu alrededor está listo para que tomes acción y aún asi no lo haces, entonces lo que tienes es una severa dosis de miedo e inseguridad propia. Y te estás dando excusas para mantener la mentira por la que aún “no conviene” hacer tal o cuál cosa.

La única forma de superar ésta situación, es siendo muy honesto contigo mismo y confrontando tus miedos con acción, puesto que actuar, hará que no tengamos tiempo de pensar en las excusas que nos detienen.

Otra punto muy importante a tener en cuenta, es que si no sabes lo que quieres, tampoco serás capaz de tomar buenas decisiones. Si en dado caso, se te presentára una oportunidad de hacer algo nuevo o desafiante, terminarás eligiendo la opción más cómoda y menos comprometedora: No hacer nada.

Si eres de los que todavía no están seguros de lo que quieren en la vida, una buena manera de descubrirlo, es poner atención cuando algo te emociona. Puesto que si te hace sentir muy bien al hacerlo, lo mas seguro es que ese, sea el camino correcto para ti.

¡Pero ojo! No te confundas con los deseos o instintos bajos. Como comer mucho, dormir demasiado, distraerte viendo t.v o facebook, o tomar alcohol o drogas. Claro que puede sentirse muy bien, pero esos no son una emoción como tal, sino un impulso instintivo de supervivencia y de ahorro de energía, lo que por supuesto, da placer. Pero no gozo, ni realización personal.

Una vez hayas descubierto aquello que te apasiona, toma acción! Nunca sabes lo que pueda pasar. Si te va mal, lo unico que sucede es que aprendes algo nuevo y te vuelves mas valiente y hasta seguro de ti mismo. Si te va bien, jamás te arrepentiras de haberte animado a tomar la decisión!

Aprende a confiar en las personas, pero también esfuerzate por conocerlas bien. Si en dado caso tuviste una mala experiencia en el pasado, no cometas dos veces los mismos errores. Como por ejemplo, juntarte con gente que no te ayuda a crecer y te estanca o aceptar en tu círculo cercano a personas que quieren tomar decisiones por ti. Ya que muchas veces no es el miedo el que nos frena, sino la opinión de los demás y no nos damos cuenta.

Es importante que pienses lo siguiente: Si algun reto u oportunidad aparece en tu vida, es porque es para ti y estás listo ahora. Si lo dejas ir por creer lo contrario, seguramente el miedo está controlando tu vida y es tu mente la que te está engañando con excusas que no te permiten ser valiente y aprovechar las nuevas puertas que se abrieron delante de tus ojos.

Para contrarrestar todo esto y darte valor para tomar acción, piensa conscientemente que no puedes comprar tiempo con dinero y si desperdicias tu tiempo, este ya no volverá.

Por eso, no desperdicies tu tiempo esperando que vengan segundas o terceras oportunidades. Ni siquiera sabemos cuando vamos a morir. Por lo que no podemos andar confiados de que éstas volverán a presentarse. Tenemos que actuar ahora.

Mientras más te atrevas a tomar acción y te permitas fallar, mas cerca estarás de lograr tus objetivos y alcanzar tus metas. Puesto que, los sueños sólo se alcanzan venciendo el miedo y tomando acción.

No te conformes con la idea de que pudieras haber llegado a ser ésto o aquello. No te quedes a medio camino, ni conforme con haberlo intentado. Sigue insistiendo, porque con cada intento, verás que todo se vuelve más facil y hasta sentiras orgullo de ti mismo por el hecho de haberte animado.

Para concluir la idea general quiero decirte que en mi experiencia personal, he tenido que atreverme a hacer muchas cosas para las que no estaba listo ni preparado. De hecho cada vez que tuve que afrontar algo así, me he sentido inseguro y aterrado (soy muy miedoso). Pero con cada vez que he saltado al vacío para tomar acción y animarme, terminé aprendiendo que al final, cuando pasas la prueba, nada era tan dificil como pensábamos…

Intentarlo y fallar, nunca será tan malo como jamás haberlo intentado. Tomen acción mis queridos lectores, les prometo no se van a arrepentir!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.